El juego cooperativo

¿Has oído hablar alguna vez de los juegos cooperativos? Son juegos basados en la colaboración frente a la competición. Existen juegos cooperativos de todo tipo y para todas las edades. Comprenden desde juegos de mesa hasta juegos deportivos, digitales y más. Todos están basados en el principio de que puede ser igual de divertido –incluso más – jugar los unos junto a los otros en vez de contra los otros.

La primera vez que apareció este término fue en un panfleto de 1950 publicado por el profesor de educación Theo Lentz y Ruth Cornelius, profesor de 1ºer grado (equivalente a 1º de Primaria).

En un juego cooperativo, los participantes trabajan juntos para ganar. La diversión surge de la camaradería y el reto que supone el juego, no de ser “el mejor” o el último que queda cuando el resto es eliminado. Aquí los jugadores nunca son eliminados. Lo que sí se elimina es el miedo al fracaso y la premisa de derrotar a los demás.

Mientras que los juegos competitivos promueven el éxito individual (que se mide por ser “mejor” que los demás), los juegos cooperativos hacen hincapié en la diversión y la productividad que surgen de trabajar juntos para conseguir un mismo objetivo grupal. Un buen juego cooperativo nos asegura sentirnos pertenecer a un grupo seguro y que nos apoya. Además, nos ayudará a poner en práctica y valorar habilidades sociales como el compartir, el animarnos unos a otros, el contribuir, el dar y recibir. Es más, un buen juego cooperativo, por naturaleza, nos demuestra claramente que la colaboración con otros es práctica y productiva. Es decir, los jugadores descubren desde la propia experiencia eso de “Juntos somos más” y “Dos cabezas piensan más que una”.

Por resumir, un juego cooperativo en condiciones nos ofrece de una oportunidad muy valiosa para aprender de forma práctica. Nos enseñan a valorar la socialización mediante los beneficios de la colaboración y además lo hacen de una forma divertida y natural, al tratarse de una experiencia directa personal.

Los juegos cooperativos en educación

Es bastante evidente que este tipo de juegos tienen un papel importante dentro de la educación. Como decíamos, los juegos cooperativos motivan a los jugadores a trabajar juntos y además les enseñan habilidades sociales y ponen en evidencia el valor de la colaboración frente a la competición. El deseo y la habilidad de cooperar con nuestros semejantes tiene un gran número de aplicaciones en educación, cosa que los profesores saben, y por eso este tipo de juegos se incluyen cada vez más en las aulas.

Por ejemplo, el aprendizaje cooperativo es una pedagogía esencial, porque mejora el éxito del aprendizaje, aunque depende de la voluntad y la habilidad de los alumnos para trabajar juntos. Al introducir el juego cooperativo en clase, que instruye el trabajo en grupo de manera natural y sin esfuerzo, los profesores están alentando a los estudiantes a que se esfuercen en ese aprendizaje cooperativo. Es una forma ingeniosa de preparar a los niños y adolescentes a trabajar en grupo y realizar proyectos de aprendizaje. Además de sentar las bases para el aprendizaje cooperativo más formal, los juegos cooperativos pueden utilizarse para enseñar diversas asignaturas: lengua, matemáticas, ciencia, etc.

El papel esencial del juego en la educación está extensamente documentado. Especialmente para los más pequeños, el juego es la actividad principal de aprendizaje. Ya Platón afirmaba hace 200 años: “No emplees pues la fuerza, mi buen amigo para educar a los niños, que se eduquen jugando, y así podrás conocer mejor también para qué está dotado cada uno de ellos”.  (República, 536d)

Y eso no es todo: los juegos cooperativos también nos ayudan al aprendizaje social y emocional (SEL – Social and Emotional Learning). De acuerdo con Maurice Elias, director del Laboratorio de Aprendizaje Emocional y Social de la Universidad de Rutgers, SEL es el proceso mediante el cual aprendemos a reconocer y manejar nuestras emociones, preocuparnos por los demás, tomar buenas decisiones, comportarnos de manera ética y responsable y evitar comportamientos negativos. Es el complemento perfecto al aprendizaje de contenidos, porque no podemos recaer solo en la información académica para convertirnos en adultos felices, sanos y responsables con éxito en el trabajo y las relaciones sociales.

No obstante, puede que el mayor beneficio de los juegos cooperativos es que reduce el comportamiento agresivo durante y después del juego, lo que ha sido demostrado en el estudio independiente: “Cooperative Games: A Way to Modify Aggressive and Cooperative Behaviors in Young Children” (“Juegos cooperativos: Una manera de modificar los comportamientos agresivos y cooperativos en niños pequeños”) de April K. Bay-Hinitz et al. en The Journal of Applied Behavior Analysis, 1994. ¿Qué implica esto? Que los juegos cooperativos pueden ser aplicados en el aula como forma de mejorar el clima entre los estudiantes y prevenir el bullying.

Cooperación frente al acoso escolar.

El acoso escolar o bullying es una cruel práctica que, tristemente, es cada vez más común. El acoso escolar supone un duro sufrimiento durante la jornada escolar, pero también puede dejar secuelas para toda una vida. Las víctimas de bullying son 5 veces más propensos a sufrir una depresión en comparación con sus compañeros. Pero el acosador o bully también sufre: están en situación de alto riesgo de aislamiento social, bajo rendimiento académico y futura conducta criminal.

¿Qué podemos hacer? Padres, profesores, directores e incluso los propios niños necesitamos de un entrenamiento para saber responder frente a incidentes verbales, físicos y sociales. Sin embargo, está demostrado que la forma más fácil y eficiente de actuar contra el bullying es prevenirlo antes de que empiece.

Entre las directrices que podemos seguir está la de crear un entorno seguro mediante el refuerzo de las interacciones sociales positivas y la inclusividad, beneficios que ya hemos observado que el juego cooperativo promueve. Cuanto antes se introduzca a los niños en este mundo, mejores resultados se obtendrán.

Si eres padre, educador, o sencillamente trabajas con niños de corta edad, puedes encontrar más información, guías y ejemplos sobre juego cooperativo aquí: http://cooperativegames.com/ (en inglés). También puedes adquirir juegos de tipo cooperativo en tu tienda de manualidades, papelería o juguetería de confianza. Escríbenos un correo para que te asesoremos o comenta en este post los juegos cooperativos que conoces.

“Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”, Proverbio africano.

Fuente: http://corwin-connect.com/2016/01/cooperative-games-101-what-are-cooperative-games-and-how-can-they-help-education/
Imagen de cabecera: Hoot Owl Hoot de Peaceable Kingdom

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s