El juego creativo

El juego creativo es aquel durante el cual los niños sencillamente juegan a ser niños. Puedes hacer un montón de cosas para  hacer que jueguen de forma creativa en casa: dibujar, pintar, recortar, modelar, jugar a ser… A todos los niños les encanta ser creativos, siempre que les demos la oportunidad. Además, el juego creativo tiene numerosos beneficios en su desarrollo. Sabiendo esto, ¿cómo no animarles?

Jugar en casa

Aunque resulte tentador dejar que tu hijo haga todas las actividades “de manchar” en el colegio, el hecho de poder hacerlas en casa les permite desarrollar una serie de habilidades con mayor libertad. Lo mejor es que si le gusta realmente el proceso creativo, se convertirá en un pensador creativo en todos los aspectos de su vida. El pensamiento creativo y la resolución creativa de problemas son habilidades clave que se están demandando más y más en las ofertas de empleo. Los colegios lo saben, de manera que el juego creativo está siendo incorporado progresivamente en los cursos más tempranos. Pero eso no es excusa para que tu hijo solamente juegue en el colegio; anímale a jugar creativamente en casa.

Beneficios del juego creativo

  1. Le beneficia intelectualmente

Incluso a edades tempranas, las actividades creativas ayudan a desarrollar habilidades matemáticas como la geometría (distinguir formas y tamaños), las medidas y la clasificación de elementos. También fomentan la resolución de problemas y la concentración, por ejemplo cuando el niño intenta expresar en un papel lo que le está pasando por la cabeza. Algunas de las dudas que se irá planteando serán, por ejemplo, si el pegamento que va a usar es suficientemente potente, si al cortar una forma encajará en otro sitio, cómo se puede evitar que la pintura gotee… Resolver estas cuestiones forma parte del proceso de pensamiento creativo.

A medida que tu hijo crezca, las diferentes tareas requerirán habilidades más complejas, como conceptos básicos sobre ciencia. Mezclar colores específicos o crear un mosaico puede parecer algo puramente creativo, pero sin el componente intelectual no podrían ocurrir.

  1. Mejora el control sobre su cuerpo

Pintar, dibujar, recortar y pegar ayuda al desarrollo de la psicomotricidad fina en los más pequeños, lo que a su vez les prepara para comenzar a escribir.  Los niños no nacen con un lápiz en la mano, lleva tiempo que aprendan a manejarse. Con esto en mente, es importante que te des cuenta de que los garabatos de tu hijo representan en realidad un gran avance en su desarrollo físico. Recuerda que en el plazo de un año tu hijo ha pasado de no saber que tienen manos hasta poder coger una cera, moverla sobre el papel y aplicar suficiente presión como para dejar una marca. ¡Eso es increíble! Para ponerlo en perspectiva, intenta dibujar cogiendo una cera entre los dedos de los pies. La fuerza y la coordinación que esto requiere es menor que la que necesita un niño de 1-2 años para aprender a dibujar. No lo olvides, un garabato ya es un triunfo.

Cuando tu hijo sea mayor, estas actividades le ayudarán a mejorar más aún la psicomotricidad fina y la coordinación mano-ojo.

  1. Le ayuda a socializar

No es ningún secreto que las actividades creativas proporcionan un espacio positivo para que los niños (y los adultos) expresen sus emociones, cosa que ocurre desde edades muy tempranas. El hecho de que tengas un abanico amplio de materiales disponibles en casa hará que estas actividades les resulten tan normales como cepillarse los dientes.

A medida que crezcan, las manualidades representarán una manera segura y positiva de socializar con otros. En lugar de quedar porque sí, los niños se pueden juntar para crear cosas.

  1. Mejora la comunicación

El juego creativo es una herramienta genial para favorecer el desarrollo de la comunicación de tu hijo en un ambiente divertido y animado. Notarás que cuando tu hijo se concentra con su actividad, hablará consigo mismo sobre lo que está pasando. Esto ayuda a mejorar su vocabulario y desarrollar su imaginación.

¿Qué necesita mi hijo para jugar de manera creativa?

Alentar la creatividad de tu hijo no tiene por qué ser caro, pero es importante que tenga disponible un material básico para cuando lepique el gusanillo creativo. Ceras, pintura, papeles de colores, tijeras y pegamentos no deberían faltar en tu casa, aunque hay literalmente cientos de cosas que también puedes incluir.

Papelerías, tiendas de manualidades y jugueterías educativas te ofrecen una amplia variedad de materiales. Combinándolos con lo que tengas por casa, te sorprenderá lo que tu hijo es capaz de crear. Un ejemplo de materiales para tener a mano son: ceras, pintura (acuarela, témpera, acrílico), tintes, lápices de colores, rotuladores, pinceles, esponjas, pasta de modelar, tijeras, sellos de goma, revistas, moldes y plantillas, telas, lazos, ropa vieja…

Por encima de todo, dale a tu hijo el tiempo y el espacio para ser creativo. Organiza una caja llena de estos materiales, déjala a mano y trata de no preocuparte demasiado por el orden.

Fuente: https://www.kiwifamilies.co.nz/articles/benefits-of-creative-play/
Imagen de cabecera: ORB Toys
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s